Desde hace tiempo he estado colaborando, en el apartado de diseño, con el juego que un amigo está desarrollando para su pasantía. Ha sido una grata experiencia ir conversando y poniendo en la mesa aprendizajes sobre el diseño de juego que he aprendido poco a poco, de forma intuitiva, mediante los diversos proyectos en los que me he ido involucrando, pero la semana pasada sucedió algo que sólo puedo explicar trayendo a colación la historia de los puntos de Steve Jobs.

Sigue leyendo…