Desde hace tiempo he estado colaborando, en el apartado de diseño, con el juego que un amigo está desarrollando para su pasantía. Ha sido una grata experiencia ir conversando y poniendo en la mesa aprendizajes sobre el diseño de juego que he aprendido poco a poco, de forma intuitiva, mediante los diversos proyectos en los que me he ido involucrando, pero la semana pasada sucedió algo que sólo puedo explicar trayendo a colación la historia de los puntos de Steve Jobs.

Again, you can’t connect the dots looking forward; you can only connect them looking backwards. So you have to trust that the dots will somehow connect in your future.

mangini_drums

Set al que estás acostumbrado

El diseño del juego nos gusta, incluso hay más campo para expandirlo, pero hay un detalle de “presupuesto”: se nos acaba el tiempo y no dará chance de implementar todo lo que se tiene en el diseño actual (hablo de implementar, probar y ajustar en base a un mínimo de jugadores de prueba). En ese momento recordé algo que aprendí de mi profesor de batería: rítmica orgánica.

En sus palabras, la rítmica orgánica es la inclusión o exclusión de elementos sin perder de vista el concepto o lo que se quiere transmitir, considerando como elementos: tambores, platillos, notas y silencios. Hay distintos motivos por los cuales aplicar la rítmica orgánica; acompañar solos de otros instrumentos en la banda, adaptar un tema de un estilo a otro, dentro del cual puede entrar el cambio de un set de percusión.

Para dejar un ejemplo, comparto este tema de Michel Camilo. Si bien el concepto aplica para cualquiera de los tres instrumentos, quiero enfocarme en la bateria de Horacio Hernandez.

Imagen de previsualización de YouTube

Set que te toca usar ahora

Set que te toca usar ahora

Al inicio el piano tiene un papel protagónico y luego de arrancar “completo”, la batería y el bajo se mantienen piano. La batería juega levemente con los platillos y poco a poco va sumando elementos. Esto sucede también en los versos del tema donde el piano “canta”; pero al momento de apoyar y darle intensidad al tema o los solos, la batería “sube”. Cuando llega el solo de bajo, vuelve a “bajar”, se mantiene piano con platillos y toca muy poco los tambores (porque tienen tonalidad grave, que resta presencia al bajo).

También, como baterista, me he visto en la necesidad de adaptarme al set de batería que consiga al momento. No tengo espacio en casa, y en su momento tampoco tuve el recurso monetario, para adquirir un set de batería acústica y platillos; así que siempre me adapto al de la sala de ensayo y el que se pueda conseguir para las presentaciones. Cuando estaba en clases mi profesor me enseñó a sacarle provecho a los tambores y platillos tocándolos de distintas maneras, también conocido como conseguir los distintos “colores” de un instrumento; logrando una mayor cantidad de sonidos con los mismos recursos.

Finalmente, aun cuando puedas aplicar la rítmica orgánica para el acompañamiento de un solo, hay un recurso en tarima al que te tienes que adecuar de manera obligatoria: espacio.

The Cavern Club

The Cavern Club

¿Qué sucede si estás acostumbrado a manejar un gran set de batería pero no puedes perder la oportunidad de tocar en The Tavern Club? En ése escenario queda aplicar rítmica orgánica. -“¿Cuál es la cantidad mínima de elementos que necesitas para acompañar un tema?”- me preguntaba mi profesor.

Es entonces donde nos hicimos una pregunta similar: ¿Cuál es la cantidad mínima de elementos para que el juego que está haciendo tenga sentido?. A partir de ahí comenzamos a trabajar. El hecho de que sea simple no quiere decir que deje de ser divertido, todo lo contrario; la existencia de limitantes genera un mayor énfasis en nuestra necesidad de ser crativos para atacar problemas. Es exactamente lo que sucede en un game jam y es un trabajo análogo al de conseguir la mayor cantidad de colores de un instrumento.

grandes_bateria

Grandes de la batería tocando con un set similar. Buddy Rich y Ringo Star (con The Beatles en The Tavern Club)

Aun queda trabajo por hacer, esquinas que cortar, decisiones que tomar y código por echar, pero estoy seguro que éste nuevo enfoque ayudará a que el resultado final sea algo con lo que todos estén satisfechos (tutores, cliente, nosotros…) al mismo tiempo de haber adquirido algo de experiencia en el proceso.